Seleccionar página

A la hora de hacer las series de press banca es mejor realizar los movimientos de forma adecuada y con las repeticiones deseadas que levantar cinco kilos más de mala manera para quedar bien delante de los que están alrededor. Es un ejercicio de gran efectividad y potencia, siempre que se realice cómo se debe hacer y se aparten los vicios.

La postura es esencial

Reiteremos lo básico: se levanta la barra con el peso sin retorcerse. La espalda debe estar recta sobre la zona acolchada y las piernas levemente abiertas y con las plantas de los pies totalmente apoyadas en el suelo. Si se desea, también se pueden poner sobre el banco, aunque deberemos tener cuidado con el equilibrio para no sufrir percances.

A la hora de bajar la barra, esta debe llegar hasta rozar nuestro pecho. Nada de dejarla a medio camino por temor a no poder levantarla, el movimiento de brazos debe ser completo para que sea efectivo. Del mismo modo, se debe levantar hasta arriba.

Al coger la barra, nuestros brazos deben estar algo más abiertos que los hombros, pero no demasiado, que entonces peligraría nuestra capacidad de cargar con el peso.

Las repeticiones deseadas

A la hora de meter el peso, esto debe hacerse con cabeza y con la idea de realizar las repeticiones adecuadas. Poner ochenta kilos que solo levantaremos cuatro veces en dos series no acaba de tener mucho sentido. Mejor poner menos carga para hacer más repeticiones y luego ir subiendo de peso a la vez que se baja de repeticiones. Los músculos se deben someter a un estrés controlado para que puedan crecer.

El que levanta noventa kilos no lo hace de un día para otro, es un trabajo de meses que cuesta esfuerzo y concentración, si tu intención es conseguir pesos excesivos en poco tiempo lo más probable es que acabes lesionado.