Seleccionar página

Una de las tonterías por las que muchos dejan de ir al gimnasio tras las primeras semanas es la famosa excusa de decir que se come tanto después que no ha servido de nada. Todos los que han continuado en el deporte saben que el cuerpo pronto se regula, pero aquí vamos a hablar de cómo llenar el estómago cuando el cuerpo ruge de hambre y no queremos empezar con patatas fritas ni productos calóricos.

¿Hambre tras el batido?

Si después de tomar el batido de proteínas o hidratos de carbono seguimos teniendo hambre o nos entra un rato después y aún queda un rato para la siguiente comida, no pasa nada por satisfacer al cuerpo.

Una de las opciones habituales es el tomar un sándwich de pan integral con pechuga de pavo. Esta es una buena solución que ayuda a llenar el estómago y es muy sano. También se puede tomar algo de fruta, como un melocotón, manzana o, incluso, plátano. Hay quien evita estos productos, pero hay que recordar que existen pocas cosas más sanas que lo natural.

En épocas especiales hay quien también prefiere unos huevos cocidos con algo de miel. Los aficionados a los huevos son legión y es un producto que aporta un buen número de proteínas que ayudan a los músculos y sacian el hambre.

Mejor lo natural

El auge de productos dietéticos y toda clase de tortitas y productos es beneficioso si la otra opción es tomar productos muy tratados y malos para el cuerpo. Pero si se tiene opción, cuanto más natural sea lo que tomamos mejor vendrá para el cuerpo.

También hay que respetar al cuerpo, si se tiene hambre hay que comer. Nada de tomar agua o té para saciar el hambre, esto solo provocará que la energía que iba para los músculos se quede en el estómago y se evaporen los beneficios del gimnasio.

¿Qué comer cuando tenemos hambre?
4.3 (85.3%) 132 votos