Seleccionar página

Definir tus músculos es una meta común en muchos de nosotros

Pocas personas alcanzan realmente el objetivo deseado cuando hacen dieta.

Planean quedar destrozados, pero nunca lo consiguen.

No es por falta de disciplina o porque la dieta no funcione, sino porque no estaban preparados mentalmente para los tropiezos que se presentaban.

Y cuando llegan, la mayoría se sale del guión, mata su progreso y detiene su esfuerzo de pérdida de grasa por completo.

Estas son las cosas que necesitas saber antes de empezar tu dieta.

Ser consciente de ellos por adelantado te preparará para afrontarlos y superarlos.

OBSTÁCULOS MENTALES QUE DEBES AFRONTAR PARA MARCARTE

 

 

1: Puedes tener un aspecto peor (etapa plana y gorda) Definir

Esta podría ser una de las principales causas del fracaso de las dietas entre aquellos que no sólo quieren estar delgados, sino también magros y musculosos.

Para muchos levantadores, el hecho de reducir el tamaño puede destruir la motivación.

Cuando eso ocurre, es sólo cuestión de tiempo que la dieta se deseche. Después de todo, ya es malo restringir la ingesta de alimentos; se hace aún más difícil cuando sientes que no estás progresando hacia tu objetivo.

Yo llamo a esta etapa la “zona muerta” de las transformaciones corporales.

Es cuando has perdido suficiente grasa, agua y glucógeno para verte y sentirte más pequeño, pero no lo suficiente para verte más definido o marcado.

También es más difícil conseguir una bomba.

Tus camisetas pueden estar flojas.

Puede que tengas menos definición muscular.

Tus músculos no están saltando porque se han desinflado por la pérdida de agua y glucógeno.

Incluso puedes parecer más gordo porque los músculos desinflados te hacen parecer más blando. No te preocupes

Puede ocurrir una de estas tres cosas negativas:

-Pierdes la motivación para seguir la dieta y dejas de resistir los antojos.

-Tomas la decisión consciente de dejar la dieta para evitar “gastar tus músculos”.

-Decides ser aún más extremo con tu dieta y ejercicio para “acelerar” el proceso.

Cuando llegues a la zona muerta, y lo harás, sólo tienes que agachar la cabeza y confiar en el proceso.

Sólo tienes que saber que va a llegar y conocer el motivo por el que lo hace para no echar por tierra tus esfuerzos.

 

 

definir

 

 

 

 

2. PROBABLEMENTE PERDERÁS FUERZA EN ALGUNOS LEVANTAMIENTOS, CUANDO INTENTAS DEFINIR

 

Al hacer dieta, debe utilizar las sesiones de levantamiento para mantener o aumentar su masa muscular y su fuerza.

El levantamiento no debe utilizarse como herramienta principal para la pérdida de grasa.

Aun así, hay una buena posibilidad de que pierdas fuerza en algunos levantamientos.

Cuando lo haces, puedes asumir que estás perdiendo músculo, especialmente si te sientes plano y pequeño.

En realidad, esta pérdida de fuerza está relacionada con algo totalmente diferente a la pérdida de músculo.

Está causada por una disminución de la estabilidad pasiva.

Verás, los músculos pueden crear estabilidad en una articulación. Pero también puedes hacer que una articulación sea más estable aumentando la presión a su alrededor.

Aumentas la presión poniendo más cosas alrededor de la articulación.

Cuando tus músculos están llenos de agua y glucógeno, hay más presión alrededor de las articulaciones relacionadas, por lo que la estabilidad aumenta sin esfuerzo voluntario.

 

 

definir

 

 

 

Además, la retención de agua extracelular también aumenta la presión alrededor de una articulación, haciéndola más estable, y cuando hay más grasa para amortiguar una región, eso también aumenta la estabilidad.

El problema es que cuando se pierde algo de eso al hacer dieta, algunas articulaciones pueden perder estabilidad.

Y esto es importante: cuando el cuerpo percibe que una articulación clave involucrada en un levantamiento es inestable, no le permitirá utilizar todo tu potencial de fuerza.

Limita la producción de fuerza porque no se siente seguro.

 

 

 

3. NO TENGAS EN CUENTA LO QUE OCURRA EN LA PRIMERA SEMANA A LA HORA DE DEFINIR

Tanto en lo que respecta a los ajustes calóricos como a las expectativas de pérdida de grasa, no debes tener en cuenta la primera semana (en su mayoría).

Lo más probable es que cuando empieces una dieta tu peso corporal baje mucho más en la primera semana que en cualquier otra.

Esto se debe a que inicialmente perderá mucho peso de agua y glucógeno.

Al comer menos, es probable que también arrastres menos materia fecal, lo que también reducirá tu peso. No es inusual perder 5-6 libras o más en la primera semana de dieta.

Otro problema es crear malas expectativas. Inconscientemente piensas que si pierdes 5 libras esa primera semana, seguirás perdiendo 5 libras por semana y estarás rasgado en 4 semanas. No sucede así.

Ese rápido descenso de peso en la primera semana es también una de las principales razones por las que las dietas ceto y carnívoras son populares: incluso aquellos que no podrían perder peso con una dieta típica bajarán mucho peso con esos planes.

Cuanto más bajos son los carbohidratos, más peso se pierde.

Para alguien a quien siempre le ha costado perder peso, ver que la báscula pesa 2,5 kilos en una semana es adictivo y se convierte en un creyente empedernido de la dieta.

Ciertamente, si no bajas de peso en absoluto en esa primera semana, es motivo de preocupación, y deberías volver a la mesa de dibujo porque deberías bajar de peso más fácilmente en esa primera semana.

Pero no dejes que las pérdidas de peso monstruosas en la primera semana nublen tu juicio.

 

 

 

4. TIENES MÁS GRASA QUE PERDER DE LA QUE CREES

Un joven que pesaba alrededor de 220 libras se acercó a mí porque quería hacer una competición de culturismo.

Tenía mucho músculo y no estaba tan gordo como para parecerlo, pero tampoco estaba delgado.

Es un aspecto que se ve mucho en la mayoría de los gimnasios.

Dijo que pensaba que estaría en torno a los 195 en forma de concurso. Mi respuesta fue que estaría en 176 libras en forma de concurso.

Estaba totalmente incrédulo. Después de todo, no estaba gordo ni fuera de forma. No es posible que tenga que perder 40-45 libras para estar en forma.

Pues bien, el día de la competición pesaba exactamente 70 kilos. También ganó la general y se veía increíble.

También he trabajado con Patrick Bernard, profesional de la IFBB, que pesaba 235 libras en la temporada baja, con abdominales, y competía con 195 libras. Una pérdida de 40 libras a pesar de que tenía abdominales para empezar.

Ahora, puede que no quieras o necesites verte delgado en un concurso. Pero lo que yo llamo “delgado para la sesión de fotos” es sólo unas 10 libras menos que el peso de un concurso.

La mayoría de la gente comete dos errores cuando evalúa cuánto peso necesita perder para alcanzar el aspecto que desea:

ERROR 1: SUBESTIMAN SU GRASA CORPORAL.
ERROR 2: NO TIENEN EN CUENTA LA PÉRDIDA DE OTRAS COSAS.

 

definir

 

Una última cosa

Lograr tu objetivo de pérdida de grasa es una cuestión de mentalidad.

Tienes que ponerte una venda en los ojos, seguir empujando y confiar en el proceso. Habrá cosas que se te presenten para desviarte del camino, pero si eres consciente de ello antes de embarcarte en el viaje, tus posibilidades de superarlas son mucho mayores.

Estar preparado mentalmente es el verdadero secreto de los cambios en la composición corporal.

 

 

 

Valora esta entrada