Seleccionar página

Antes de ir al gimnasio tienes que cargar las pilas. Si eres de los que va a primera hora de la mañana no puedes olvidarte de desayunar. Ir con el estómago vacío a levantar pesas en un gran fallo. El estómago empezará a sonar pronto y verás que las cargas a levantar serán menores. Hay personas que prefieren hacer el ejercicio cardiovascular en ayunas para perder peso o acostumbrar al cuerpo a sufrir, pero si este no es tu caso, no puedes olvidar la importante comida.

Un desayuno a tu medida

La lista de alimentos a tomar en el desayuno debe ser amplia: fruta, fibra, lácteos… Pero la verdad es que cada cuerpo reacciona de una manera a los alimentos y hay quien tras tomar fibra y leche no puede realizar ejercicio, o a quién no le entra la fruta a primera hora. En realidad por muchos consejos que se puedan dar, es imposible forzar al cuerpo.

Una buena solución puede ser tomar un batido de hidratos o proteínas junto al desayuno. Entran muy bien en el cuerpo, aportan la fuerza necesaria y contienen las vitaminas necesarias para realizar deporte. Pero hay que recordar que esto no es un sustitutivo del desayuno, sino un complemento.

Y si quieres, vuelve a desayunar

Uno de los grandes caprichos que nos podemos, siempre con cabeza, es tomar un segundo desayuno tras la realización de la rutina. El hambre ataca y puede que con el batido posterior no se llene el estómago. Algo de té o un café con leche, galletas, tostada con aceite… La variedad dependerá de nuestra apetencia.

Hacer deporte es quemar energías y hay cuerpos que requieren de más alimentos que los que nos aporta el desayuno y no pueden aguantar hasta el mediodía para alimentarse. Entonces, ¿Por qué contenerse cuando el cuerpo sabe lo que necesita?

No vayas al gimnasio sin desayunar
5 (100%) 79 votos