Seleccionar página

Cuando “comer limpio” se convierte en una obsesión que lo consume todo, puede haber ortorexia, en la que comer sano puede hacer más daño que bien.

Comer bien puede ser estupendo para la salud física, mental e incluso emocional. Pero, ¿cuándo “comer limpio” se convierte en algo excesivo?

 

 

¿Qué es la ortorexia?

 

La ortorexia es un trastorno alimentario grave que se definió a principios de los años 90.

Aunque no es tan conocido como otros trastornos de la alimentación, su prevalencia, por desgracia, ha cobrado fuerza en los últimos años.

Se caracteriza por una obsesión por comer alimentos que se consideran saludables.

Suena un poco contradictorio, ¿verdad? Comer alimentos saludables es algo bueno, ¿cómo puede ser un trastorno?

Bueno, piensa en la frase comúnmente acuñada, demasiado de cualquier cosa puede ser malo.

Esto es clave aquí. Alguien que sufre de ortorexia evita sistemática y constantemente los alimentos que cree que son “poco saludables”, lo que puede causar un exceso de ansiedad, depresión e incluso aislamiento.

El propósito de llevar una dieta saludable es nutrir la salud de una persona, tanto física como mentalmente.

Aunque una obsesión como ésta puede tener grandes intenciones, desgraciadamente resulta en una relación negativa con la comida.

 

 

ortorexia

 

 

Posibles signos y síntomas de la ortorexia

Atención excesiva a los detalles sobre la composición de las comidas y los ingredientes de los alimentos

Preocupación obsesiva por la relación entre la ingesta de alimentos y las preocupaciones médicas

Aumento de la evitación de alimentos debido a las alergias sin la recomendación de un profesional de la salud

Obsesión por los suplementos o las hierbas medicinales

Restricción extrema de los alimentos que se pueden consumir

Fuerte enfoque en la calidad con un enfoque moderado en la cantidad

Patrones de alimentación rígidos; pueden implicar tiempo, lugar, preparación, etc.

Pérdida de peso

Ansiedad alimentaria en torno a determinados alimentos

Autodesprecio, depresión o ansiedad en respuesta a la elección de alimentos

Pensamientos constantes sobre la comida y la elección de alimentos

 

 

 

Diagnóstico de la ortorexia

 

La ortorexia puede ser un poco más difícil de diagnosticar en comparación con los trastornos alimentarios convencionales.

Esto se debe principalmente al hecho de que puede pasar desapercibida.

Muchos de los signos y síntomas de la ortorexia se conocen comúnmente como hábitos saludables.

La clave para diagnosticar la ortorexia es el reconocimiento del exceso.

Esto debe abordarse mediante la autorrealización, que suele ser el primer paso.

La auto-realización puede ocurrir por sí sola, o puede comenzar después de un comentario o preocupación que ha sido planteada por un ser querido, amigo o miembro de la familia.

 

 

ortorexia

 

 

Cuestionario de autoayuda sobre la ortorexia

Aceptar los hábitos alimentarios desordenados puede ser muy difícil. Para muchas personas es difícil admitir que existe un problema de cualquier tipo. Si tu instinto te dice que tú o alguien que conoces puede estar luchando contra la ortorexia, hazte las siguientes preguntas:

¿Alguna vez has deseado dejar de pensar tanto en la comida y en las elecciones de alimentos?
¿Se cuestiona constantemente la calidad de los alimentos y si son saludables o no?
¿Siente culpa o vergüenza cuando come algo que considera “poco saludable” o “no limpio”?
¿Le parece casi imposible comer una comida preparada en un restaurante o por alguien que no sea usted?
¿Se siente satisfecho, en control o tranquilo sólo cuando se ciñe a su dieta “limpia”?
¿Miras con desprecio a los demás que comen de forma menos saludable que tú?
Sé sincero contigo mismo. La honestidad y la transparencia son la única manera de iniciar el camino de la recuperación. Si ha respondido sí o tal vez a más de la mitad de estas preguntas, es posible que la ortorexia esté presente.

El siguiente paso es plantear estos pensamientos y los resultados de este cuestionario a un profesional de la salud.

Puede ser un dietista, su médico de cabecera, un psiquiatra o incluso un consejero de salud mental.

 

¿Qué causa la ortorexia?

 

El porqué y el cómo del desarrollo de un trastorno alimentario es muy individual.

Puede comenzar simplemente como un interés por la nutrición, o puede desarrollarse posiblemente a partir de un problema de salud mental preexistente.

A continuación se enumeran algunos de los factores más comunes asociados al desarrollo de la ortorexia:

Antecedentes de otros trastornos de la alimentación o hábitos alimentarios desordenados

Trastorno obsesivo-compulsivo preexistente

Presencia de ansiedad o tendencias de perfeccionismo

Carreras que implican o se centran mucho en la salud y el bienestar (por ejemplo, profesionales de la salud, bailarines de ballet, atletas, etc.)

 

Pedir Ayuda

 

Puede ser tan difícil pedir ayuda como admitir que existe un motivo de preocupación.

También puede ser intimidante y confuso cuando no se sabe a quién acudir o dónde buscar orientación.

Si te encuentras en esta situación, te recomendamos que sigas algunos pasos.

Dependiendo de su situación particular, es posible que quiera acudir primero a un miembro de la familia, un amigo o un ser querido.

Contar con el apoyo de otra persona puede marcar la diferencia en tu recuperación.

Confíe en alguien de confianza que tenga en cuenta sus mejores intereses.

El siguiente paso es acudir a un profesional de confianza que esté capacitado para ayudar a quienes luchan contra los trastornos de la alimentación y los hábitos alimentarios desordenados.

Un buen punto de partida es contar con un dietista titulado y un asesor de salud mental.

Aunque acudir a los seres queridos puede ser reconfortante para obtener apoyo, asegúrese de acudir también a un profesional y de seguir únicamente los consejos de un profesional de confianza.

Valora esta entrada