Seleccionar página

Hoy en día, los estadounidenses consumen alrededor de 150 libras de azúcar por persona por año, en comparación con sólo 17 libras a principios de 1900 (casi 9 veces más).(1) En muchos países europeos, los estudios sugieren que el consumo total de azúcar oscila entre el 15 y el 21% de la ingesta calórica diaria en adultos, y entre el 16 y el 26% en niños.(2) Esto significa que la mayoría de los adultos están comiendo alrededor de 300-450 calorías de azúcar (o más) diariamente.

El aumento del consumo de azúcar en el último siglo ha tenido un gran impacto en la salud de muchos adultos y niños, lo que no sólo ha dado lugar a un aumento de peso, sino que también ha contribuido a la aparición de problemas de salud generalizados como enfermedades cardíacas, diabetes, enfermedades hepáticas, problemas digestivos, la enfermedad de Alzheimer y otros.

Incluso si no te preocupa que el azúcar te cause problemas de salud a largo plazo, es posible que estés harto de los antojos, los brotes, la hinchazón y los cambios de humor de una dieta alta en azúcar.

¿Por qué el azúcar es tan malo para nosotros exactamente?

El consumo de demasiada azúcar añadida puede elevar la presión arterial y aumentar la inflamación crónica. Las cantidades elevadas de azúcar también pueden sobrecargar el hígado y conducir a una mayor acumulación de grasa, lo que puede dar lugar a problemas como la enfermedad del hígado graso, la diabetes y las enfermedades cardíacas.

En lo que respecta a la salud intestinal, el azúcar puede causar una inflamación crónica de bajo grado que puede dañar el sistema gastrointestinal y provocar la transferencia de sustancias desde el intestino al torrente sanguíneo. El alto consumo de azúcar y la resistencia a la insulina también pueden afectar a las vías de señalización de las enzimas, lo que aumenta el riesgo de cáncer(3)

¿Qué puede hacer una desintoxicación de azúcar en tu cuerpo?

No importa cómo intente evitar el azúcar, puede beneficiarse de la eliminación de alimentos altamente procesados y azucarados de su dieta como: refrescos, jugos y tés embotellados, yogures endulzados, cereales, barras de aperitivos, galletas, pasteles y postres, helados y condimentos como muchos adobos y aderezos. Empieza a leer cuidadosamente las etiquetas de los ingredientes para saber cuánta azúcar oculta hay en los productos que comes con frecuencia. Mejor aún, elige alimentos enteros que no vengan en paquetes o que requieran una etiqueta de ingredientes.

Es bueno saberlo

Una “desintoxicación de azúcar” significa diferentes cosas para diferentes personas. Algunos pueden optar por seguir una dieta totalmente libre de azúcar durante un período de tiempo, eliminando todas las fuentes de azúcar, incluyendo la fruta e incluso las verduras de sabor dulce, mientras que otros pueden centrarse en evitar los azúcares añadidos y los edulcorantes artificiales.

Aquí hay consejos para eliminar el azúcar de su dieta de una manera que sea manejable y sostenible:

  • Evitar los edulcorantes artificiales – Aunque los edulcorantes artificiales pueden tener cero calorías, pueden contribuir a los antojos y potencialmente causar problemas gastrointestinales (GI) como la diarrea o la hinchazón. Si decide seguir usando cantidades limitadas de edulcorantes, siga usando edulcorantes naturales como el extracto de stevia o la miel cruda (polvo de cacao, canela y extracto de vainilla son otros ingredientes que pueden ayudar a que las recetas parezcan “más dulces”).
  • Come más grasas saludables – Cuando eliminas el azúcar y los granos refinados de tu dieta, probablemente vas a necesitar reemplazar algunas de esas calorías con otros alimentos, que es donde entran las grasas saludables. El aceite de oliva, el aceite de coco, el aguacate, las nueces, las semillas, la mantequilla alimentada con hierba y el ghee hacen que las comidas tengan un gran sabor, y te dejan más satisfecho entre comidas. Intente incluir una o dos raciones de grasas saludables con cada comida y tentempié para estabilizar el azúcar en la sangre y reducir los antojos.

  • Llena de vegetales y suficiente proteína – Con el azúcar fuera de tu dieta, tus comidas deben incluir: muchas fuentes de “proteína limpia” (como carne alimentada con pasto, huevos o pescado silvestre), una variedad de vegetales y grasas saludables. Apunta a esta combinación de tres partes con cada comida; te ayudará a llenarte y a proporcionarte fibra, antioxidantes y nutrientes esenciales.
  • Duerme lo suficiente y controla el estrés – Cuanto más privados de sueño y estresados nos sentimos, más ansiamos el azúcar y otros “alimentos reconfortantes”. Tanto el estrés como la falta de sueño pueden aumentar la producción de la hormona cortisol, que según los estudios está relacionada con la desregulación del hambre, los antojos y el aumento de peso. Intente dormir 7 o más horas cada noche. El ejercicio es una gran manera de manejar el estrés y reducir la inflamación, al igual que otros aliviadores de estrés naturales como el yoga, la meditación, los diarios, el tiempo al aire libre, etc.
  • Considere una dieta cetogénica muy baja en carbohidratos Si realmente quiere reducir los antojos de azúcar, aumentar la capacidad de su cuerpo para quemar grasa y combatir la inflamación, considere probar una dieta muy baja en carbohidratos y muy alta en grasas. La dieta del keto realmente cambia la fuente de energía que tu cuerpo utiliza de carbohidratos/azúcar (o glucosa) a grasa. Esencialmente pasas de ser un “quemador de azúcar” a un “quemador de grasa”, utilizando tu propio exceso de grasa corporal y la grasa de tu dieta para energizar tu cerebro, músculos y células.

No importa la razón por la que intente una desintoxicación de azúcar, el primer paso es ser más consciente de lo que está comiendo. Una vez que hayas identificado y eliminado las mayores fuentes de azúcar de tu dieta, puedes reemplazarlas con opciones más saludables como grasas satisfactorias, fuentes de proteínas limpias y una variedad de vegetales.

Desintoxicación de azúcar: Baje de peso y mejore su salud rápidamente
5 (100%) 75 votos