Seleccionar página

El press de banca es uno de los ejercicios esenciales en toda rutina de musculación. La cantidad de músculos a trabajar y la fuerza que se consigue está sobradamente probado. Siempre, al empezar en el gimnasio, será uno de los primeros ejercicios que te recomienden. Pero no es tan sencillo como tumbarse y levantar el peso, hay una serie de reglas para trabajar en lo posible el cuerpo.


La importancia de una buena postura.


Es importante que coloques las plantas de los pies en el suelo, mirando hacia delante, y cuando levantes el peso haz fuerza con ellas, pero sin retorcerte. También deberás arquear la espalda cuando bajes el peso a la vez que aprietas los hombros hacia abajo. No te olvides de  meter un poco los codos con el movimiento descendente, para distribuir mejor el peso y no cargar demasiado los hombros.


Al alzar el peso, intenta realizar un suave arco con el movimiento. Algo controlado, por supuesto.


Respira, pide ayuda y no te engañes.


Entre tanto consejo, hay uno esencial: controla la respiración. Cuando desciendas la barra sobre el pecho debes coger aire, que expulsarás con fuerza a la vez que realizas el alzado. Te dará fuerza y controlar la respiración es esencial para enseñar a responder al cuerpo ante los esfuerzos.


Los primeros días o cuando eleves el peso, no dudes en pedir ayuda. Es mejor andarse seguro, no serías el primero que se queda con la barra sobre el pecho sin poder levantarla. Pide al monitor o un compañero que te eche una mano para controlar el peso y ve guiándole.


Como en todo ejercicio, no te engañes ni hagas trampa. La barra debe bajar en lo posible sobre el pecho, nada de dejarla a media altura. Será malo para tus codos y no aprovecharás al máximo el ejercicio.


Y ya sabes, cuando consigas completar bien las series, sube un par de kilos. Este es uno de los ejercicios en los que más se progresa y, sin duda, será de los favoritos.

Aprovecha al máximo el press de banca.
4.4 (87.36%) 163 votos